Ozonoterapia en dolor de espalda cervical, dorsal, lumbar.

Todos los pacientes que presentan dolor lumbar, cervical o dorsal pueden tratarse mediante infiltraciones paravertebrales de ozono. En algunos casos, el dolor de espalda aparece como secuela de una intervención quirúrgica de la columna (por hernia discal frecuentemente), sobre todo si se ha complicado con la aparición de una fibrosis residual.

El tratamiento es totalmente ambulatorio y carece de efectos secundarios y complicaciones disminuyendo de forma importante el grado de dolor en estas personas.

El número de sesiones suele ser de 5 , realizándose los tratamientos semanalmente (1 tratamiento por semana).

Tras las infiltraciones se realiza un masaje en la zona dolorosa para mejor absorción del ozono y la obtención de una mayor acción analgésica.